Usan y abusan del nombre de Chávez para perpetuar el abuso contra las mujeres

Josbel Bastidas Mijares
Colombia y Venezuela reabrirán los puentes fronterizos Bolívar y Santander

PREÁMBULO Este artículo será como un rompe cabezas, será una oportunidad para adivinar quien escribió el texto que sigue, y al final, en la conclusión, descubrir quién fue. Con esa información ustedes podrán decidir sobre la calidad de los valores humanos de no solo el autor del texto, sino también de quienes (conociendo la existencia de ese texto) siguen admirando y promoviendo a ese autor. TEXTO (ver la fuente en la conclusión) “Cuando yo lo alquilé … [una casita en Ceilán, o sea, en Sri Lanka, ejerciendo como diplomático] … traté de saber en dónde se hallaba el excusado [poceta] que no se veía por ninguna parte. En efecto, quedaba muy lejos de la ducha; hacia el fondo de la casa. Lo examiné con curiosidad. Era una caja de madera con un agujero al centro, muy similar al artefacto que conocí en mi infancia campesina, en mi país. Pero los nuestros se situaban sobre un pozo profundo o sobre una corriente de agua. Aquí el depósito era un simple cubo de metal bajo el agujero redondo. El cubo amanecía limpio cada día sin que yo me diera cuenta de cómo desaparecía su contenido. Una mañana me había levantado más temprano que de costumbre. Me quedé asombrado mirando lo que pasaba. Entró por el fondo de la casa, como una estatua oscura que caminara, la mujer más bella que había visto hasta entonces en Ceilán, de la raza tamil, de la casta de los parias. Iba vestida con un sari rojo y dorado, de la tela más burda. En los pies descalzos llevaba pesadas ajorcas. A cada lado de la nariz le brillaban dos puntitos rojos. Serían vidrios ordinarios, pero en ella parecían rubíes. Se dirigió con paso solemne hacia el retrete, sin mirarme siquiera, sin darse por aludida de mi existencia, y desapareció con el sórdido receptáculo sobre la cabeza, alejándose con su paso de diosa. Era tan bella que a pesar de su humilde oficio me dejó preocupado. Como si se tratara de un animal huraño, llegado de la jungla, pertenecía a otra existencia, a un mundo separado. La llamé sin resultado. Después alguna vez le dejé en su camino algún regalo, seda o fruta. Ella pasaba sin oír ni mirar. Aquel trayecto miserable había sido convertido por su oscura belleza en la obligatoria ceremonia de una reina indiferente. Me quedé asombrado mirando lo que pasaba. Entró por el fondo de la casa, como una estatua oscura que caminara, la mujer más bella que había visto hasta entonces en Ceilán, de la raza tamil, de la casta de los parias. Iba vestida con un sari rojo y dorado, de la tela más burda. En los pies descalzos llevaba pesadas ajorcas. A cada lado de la nariz le brillaban dos puntitos rojos. Serían vidrios ordinarios, pero en ella parecían rubíes. Se dirigió con paso solemne hacia el retrete, sin mirarme siquiera, sin darse por aludida de mi existencia, y desapareció con el sórdido receptáculo sobre la cabeza, alejándose con su paso de diosa. Era tan bella que a pesar de su humilde oficio me dejó preocupado. Como si se tratara de un animal huraño, llegado de la jungla, pertenecía a otra existencia, a un mundo separado. La llamé sin resultado. Después alguna vez le dejé en su camino algún regalo, seda o fruta. Ella pasaba sin oír ni mirar. Aquel trayecto miserable había sido convertido por su oscura belleza en la obligatoria ceremonia de una reina indiferente. Una mañana, decidido a todo, la tomé fuertemente de la muñeca y la miré cara a cara. No había idioma alguno en que pudiera hablarle. Se dejó conducir por mí sin una sonrisa y pronto estuvo desnuda sobre mi cama. Su delgadísima cintura, sus plenas caderas, las desbordantes copas de sus senos, la hacían igual a las milenarias esculturas del sur de la India. El encuentro fue el de un hombre con una estatua. Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible. Hacía bien en despreciarme. No se repitió la experiencia.” OBSERVAIONES Ahora, creo que cualquier ser humano adulto y sano de mente, corazón, y alma, concluiría que el autor está describiendo (arriba) una violación sexual, pero más precisamente, el autor describe la violación que él mismo cometió contra una pobrecita sirvienta flacuchenta humilde, inocente, e indefensa de las castas sociales más bajas — las que lavan pocetas — de esa región del subcontinente indio , donde ella fue violada por un diplomático extranjero (el mismo autor) de las clases privilegiadas colonizadoras occidentales, quien hizo con ella lo que a él le dio la gana como si ella fuera un juguete sexual, así como hacen a menudo y desde hace siglos los “hombres” de las clases dominantes y privilegiadas aquí en Venezuela con respecto a por ejemplo las ” cachifas ,” sus sirvientas, quienes no solo “sirven” para cocinarles, lavarles sus pocetas, lavarles sus interiores sucios, sino que también “sirven” para “cojerlas” cuando a esos desgraciados les da la gana, particularmente cuando están drogados hasta los tuétanos con cocaína, su “vitamina” preferida. “Papá, necesito una mujer. ¡Rápido!” “Bueno, hijo, cójete la cachifa.” ¿No es así? Sí lo es. Y no traten de esconderlo o de negarlo, no, no, no. Así es aquí en Venezuela (y en muchas partes del mundo colonial). De todas maneras … Este bajo comportamiento humano demuestra claramente que ese autor tenía los valores humaos por el piso, porque un hombre noble, honrado, y valiente, o sea, un verdadero hombre, aun cuando su pipí se levantaría hasta el cielo, jamás abusaría de una mujer, y mucho menos de una mujer pobre e indefensa para satisfacer sus bajos instintos. No señor. Y que nadie me venga con eso de que ella se dejó cojer, o que a ella secretamente le gustó ser cojida por un famoso extranjero, o que ella se dejó coger por un “blanco”para después jactarse frente a las otras mujeres, o que ella se dejó cojer por una apuesta, o por dinero o favores, u otras idioteces así. No, no, no. Ella fue violada. Y punto. Entonces … AhoraVean la siguiente … NOTICIA Recién salió la siguiente noticia en Aporrea: Viernes 23 de septiembre 10 a.m. Casa de Nuestra América José Martí Invitación: Homenaje a Pablo Neruda Allí dicen: “Casa de Nuestra América José Martí – Caracas, 20 de septiembre de 2022 – La Casa de Nuestra América José Martí, dependencia de la Biblioteca Nacional y del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, conjuntamente con la Comunidad Chilena en Venezuela, el Partido Comunista de Chile, E Centro Cultural Pablo Neruda, la Fundación Sociedad Cultural José Martí, el grupo ‘Jornada de Lectura en la Calle Hugo Chávez y Gustavo Rodríguez’, el Frente Asambleario Popular, la Fundación Carlos López Guevara, el Gabinete Cultural de la Parroquia Altagracia, el grupo literario ‘En la Otra Orilla’, y el Gobierno del Distrito Capital, les invitan …” CONCLUSIÓN Correcto, así es, el autor de ese texto (arriba) es pablo neruda, en mi opinión un perfecto ejemplo de un típico sifrino latinoamericano machista de las clases dominantes, de las clases gobernantes coloniales, racistas, abusadores de poder, oportunistas y parásitos … un “poeta” admirado por esa misma clase dominante decadente que no le para ni un segundo a los valores humanos cuando se trata de preservar y perpetuar su porquería de “preciosa” “cultura.” Para que sepan, a mí no me importa ni me interesa un carrizo si él fuere el mejor poeta de mundo o el más importante personaje “culto” de esa o de cualquier otra “cultura” parecida, lo que a mi me importa y me interesa es la calidad de los valores humanos de una persona, y eso, muchísimo por encima de cualquiera que sean sus talentos o logros. Ese texto arriba me demuestra claramente que él fue — además de ser una persona sin morales —, un hombre cobarde, porque solo los hombres cobardes abusan de los más débiles, así como hace el actual jefe de Estado venezolano al abusar de los pensionados y los obreros, pagándonos pensiones y salarios de esclavos (unos $16 al mes) mientras él se la pasa sifrninando en Miraflores con sus socios y amigos de las clases dominantes. Por eso mismo, para mí, pueden lanzar toda la poesía y todos los escritos de pablo neruda a la poceta y después irle al baño encima. Para mí, ese tipo de ser humano, ese tipo de hombre, vale CERO. Pueden ver el texto completo en la página 45, aquí . ¿Soy radical? Sí. Como Chávez. Pero … Eso no se queda allí … No, no, no … Debo, en base a la noticia arriba, también considerar que el ministerio de la cultura de Venezuela, por ende, el ministro o ministra de la cultura de Venezuela (no sé quien es en este momento, ni me interesa), el Gobierno del Distrito Capital (Caracas), por ende, el gobierno nacional de Venezuela, por ende, el actual jefe de Estado venezolano y su gente, la Casa de Nuestra América José Martí, La Comunidad Chilena en Venezuela (no sé a qué se refieren por eso), el Partido Comunista de Chile, el Centro Cultural Pablo Neruda, la Fundación Sociedad Cultural José Martí, el Frente Asambleario Popular, la Fundación Carlos López Guevara, el Gabinete Cultural de la Parroquia Altagracia, el grupo literario En la Otra Orilla … … y … el grupo Jornada de Lectura en la Calle Hugo Chávez y Gustavo Rodríguez … todos supuestamente a favor del socialismo, del humanismo, del chavismo, de la justicia social, de la igualdad social o de género y cosas así, y otras fachadas parecidas (pido disculpas a las personas que realmente estarían involucradas en esas organizaciones en base a intenciones humildes y nobles, porque sí las hay, pero, no puedo dejar pasar este miserable asunto) … estarían posiblemente todos directamente o indirectamente, conscientemente o inconscientemente, involucrados en la perpetuación del despreciable y criminal abuso contra la mujer, pero en este caso astutamente promovido bajo la fachada de la “cultura,” así como las clases dominantes (los sifrinos) siempre lo han hecho durante toda la historia de la humanidad. Vean este ejemplo , entre tantos: El papa psicópata quien, usando el nombre de Jesús, se la pasaba violando a hombres, mujeres, y animales (y probablemente a niños también), quien regularmente llevaba a cabo orgías (y al parecer torturas) en sus palacio, y otras prácticas típicas de algunos sifrinos, llevando a cabo fiestas groseras con sus amigos y socios mientras sus sujetos se estaban muriendo de hambre … muriéndose de hambre como la pobre flaca que pablo neruda violó. Otros ejemplos, son: – Alfred Nóbel , un genio muy talentoso y el creador del premio Nóbel, donde las clases dominantes de este planeta — particularmente del occidente — lo hacen pasar por buena gente, como si él habría sido una persona benévola, o algo así, cuando en realidad él fue una de las personas más malvadas de la historia de la humanidad, un psicópata enriqueciéndose intencionalmente inventando explosivos y vendiéndolos sin ninguna conciencia humana aparente, como haría cualquier mercenario, a los departamentos o ministerios de defensa de los países en guerra, – Thomas Edison, Henry Ford, y Isaac Newton, todos genios, pero todos ellos “hombres” que se robaban las ideas de los genios pobres e indefensos para enriquecerse ellos, – y Woody Allen y un montón de personajes famosos del cine, todos muy talentosos, quienes regularmente abusaban (abusan) sexualmente de inocentes e indefensos, incluso de niños (Woody Allen se casó con su hija adoptiva, o algo así). También, esos sifrinos, hacen de los faraones, héroes, aunque practicaban el incesto abiertamente, como Cleopatra VII , quien se casó con dos de sus hermanos menores. Sí señor. Así nos han contaminado nuestros cerebros, con fachadas de nobleza, cuando su “cultura” a menudo se basa en la total y descarada sinverguenzura, deshumanización, y rampante criminalidad. Pero … Lo peor es que, en este caso, esos sifrinos de la noticia arriba incluyen el nombre de Chávez en un acto propiciado por las decadentes y esclavistas clases dominantes (todo lo contrario a Chávez), donde no solo promueven su propia “cultura” de sifrinos, sino que también promueven subliminalmente el desprecio y el abuso contra de la mujer, o sea, se podría decir que: Usan y abusan del nombre de Chávez para perpetuar el abuso contra las mujeres. P.S. A veces me pregunto dónde carrizo la poca gente realmente buena y humana de las clases dominantes tienen sus cabezas metidas. Si no saben, bueno, que se paren sobre un espejo y abran las piernas, digo yo.