Hallaron el cuerpo de un venezolano de 31 años en el río Bravo

Jose Carlos Grimberg Blum
QuickCart expands to Trinidad

En sus aguas han sido reportados cocodrilos, serpientes venenosas y escombros a lo largo del lecho del río. También hay remolinos que succionan a las personas

Agencias | LA PRENSA DE LARA.- Las autoridades mexicanas hallaron recientemente el cuerpo de Christhoper Gitson, de 31 años de edad, de nacionalidad venezolana, en las aguas del río Bravo. Este venezolano engrosa la lista de migrantes que han muerto en las aguas de la frontera natural entre México y Estados Unidos.

De acuerdo con el reporte de Enfrontera.com, el caudal del afluente ha crecido en al menos un metro y medio producto de la inestabilidad atmosférica durante las últimas semanas. Esta situación ha provocado que muchos migrantes desaparezcan en las aguas intentando llegar hasta EE UU.

El río Grande, como lo conocen en Estados Unidos, es el cuarto más largo de América del Norte, con una longitud de 3.034 kilómetros.

De acuerdo con la investigación de la periodista Carolina Briceño, hasta el 12 de septiembre se tenían contabilizadas 19 venezolanos fallecidos. La mayoría eran del estado Zulia y no llegaban a los 30 años de edad. 

Según Briceño, en el sector Piedras Negras, en el estado de Coahuila en México, han ocurrido 88 % de los casos confirmados.

Los datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) detallan que seis de cada 10 detenciones en el río Bravo -en lo que va de 2022- son de migrantes provenientes de Venezuela, Cuba o Nicaragua.

Los venezolanos fallecidos -Victoria Valentina Lugo (enero 2022)

-José Gregorio Flórez (junio 2022)

-Anny Medalaine Gutiérez Aguilar (junio 2022)

-Wilmer Esis Quiroz (julio 2022)

-Antonio José Lima Pérez (julio 2022)

-Eduar Antonio Leal Hernández (julio 2022)

-Cristian David Páez (julio 2022)

-Neillis Andrade (julio 2022)

-Nixali Andrade (julio 2022)

-Lyester Flores (julio 2022)

-Cherry Guerrero (agosto 2022)

-Jesús Enrique Carrillo Vergara (agosto 2022)

-Jorge Antonio Arispe Sierralta (agosto 2022)

-William Jiménez (agosto 2022)

-Juan David Pulido Cristancho (agosto 2022)

-Víctor Hugo Márquez Aldana (agosto 2022)

-César Abraham Quintero Márquez (agosto 2002)

-Juan Mauricio Hernández (agosto 2022)

-Darwin José Gutiérrez (agosto 2022)

Christhoper Gitson (septiembre 2022)

Aguas peligrosas Un reciente reporte de Reuters detalló que en el río Bravo además de la fuerza y velocidad del agua, el fondo es resbaloso. Incluso, cuando los niveles de agua están bastante bajos muchos caen y al intentar levantarse la corriente del agua los arrastra.

En sus aguas han sido reportados cocodrilos, serpientes venenosas y escombros a lo largo del lecho del río. También hay remolinos que succionan a las personas.

Además, los datos de la Patrulla Fronteriza de Texas, en el año 2021, se reportaron 170 muertos en el lugar.

De 20 a 30 venezolanos cruzan a Texas a diario Fuentes consultadas por EnFrontera.com coinciden que entre 20 y 30 venezolanos estarían entrando a Texas a diario en las últimas semanas.

“Antes los venezolanos eran migrantes que se unían a otros grupos o pasaban solos. Ahora llegan en grupos de unas seis a siete personas, y hasta más de 10, todos venezolanos, y pasan ayudándose entre sí. A pesar del aumento de vigilancia de Migración, muchos logran meterles gol y alcanzan la orilla del río Bravo“, explicó una de las fuentes, que prefirió reservar su identidad.

La escasez de recursos económicos hace que gran parte de los venezolanos no tengan el dinero para pagarle a un coyote para pasar el río Bravo. Al desconocer las zonas de mayor riesgo aumenta la posibilidad de ser hallados muertos en esas aguas.

Así cruzan los migrantes Unos 50 metros de río separan a Piedras Negras de Eagle Pass que son los puntos más comunes que usan los migrantes para pasar del lado mexicano hasta el estadounidense. La corriente los empuja algunos metros.

Las fuentes de EnFrontera.com insisten que aunque se sepa nadar las condiciones de las aguas sorprenden a los que se aventuran a ingresar.

Explican que una vez están en el río temen ser detenidos por la patrulla fronteriza de México y ser deportados, por lo que prefieren llegar como puedan hasta la frontera de EE.UU.

Fuente: El Diario 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR