BF News | Odebrecht repartió millones a todos los círculos del poder

En las mismas se establece que los hermanos Ricardo Alberto y Luis Martinelli Linares, hijos del exmandatario, recibieron $45 millones en concepto de sobornos. También se leyó el testimonio de Rodrigo Tacla Durán, exabogado de Odebrecht, en la que detalla que en las cuentas manejadas por los testaferros Gabriel Alvarado Far y Roberto Brin Azcárraga fueron depositados $45 millones que se transfirieron de la Banca Privada de Andorra a las sociedades Pachira y Mengil y que ambas estaban ligadas a la familia Martinelli

Fue otro día en el que salieron a relucir testaferros, sociedades, firmas de abogados, millones pagados en sobornos, confesiones y una larga lista de complejas transacciones en diversas jurisdicciones.

La jornada de audiencia preliminar del caso Odebrecht de ayer viernes 16 de septiembre revivió escenas ya conocidas por parte de la opinión pública, como las delaciones de André Rabello, el hombre que representó a la constructora brasileña en Panamá.

Rabello fue uno de los que suministró información al Ministerio Público sobre la participación del expresidente Ricardo Martinelli en el proceso.

Por ejemplo, dijo que el exgobernante estaba al tanto de todas las negociaciones que la constructora hacía con los ministros de su administración (2009-2014).

En el caso figuran los exministro de aquel gobierno: Frank De Lima, Jaime Ford, Demetrio Jimmy Papadimitriu, José Domingo Arias y Javier Díaz, están imputados por la supuesta comisión del delito de blanqueo de capitales.

También se leyó la declaración de un testigo protegido, quien destacó que Martinelli recibió pagos de Odebrecht, bajo el seudónimo Aguia, a través de complejas sociedades. Las declaraciones de Rabello y de Olivio Rodríguez, otro exejecutivo de Odebrecht, están consignadas en un acuerdo de colaboración homologado por el desaparecido Juzgado Decimosegundo Penal.

En las mismas se establece que los hermanos Ricardo Alberto y Luis Martinelli Linares, hijos del exmandatario, recibieron $45 millones en concepto de sobornos. También se leyó el testimonio de Rodrigo Tacla Durán, exabogado de Odebrecht, en la que detalla que en las cuentas manejadas por los testaferros Gabriel Alvarado Far y Roberto Brin Azcárraga fueron depositados $45 millones que se transfirieron de la Banca Privada de Andorra a las sociedades Pachira y Mengil y que ambas estaban ligadas a la familia Martinelli.

Otro nombre que salió a relucir tanto ayer como a lo largo de la semana fue el de Riccardo Francolini, quien era muy allegado al expresidente y tuvo una participación en establecer los modelos negocios de los Martinelli Linares.

Cuatro mujeres

Entre las últimas páginas de la vista fiscal que se leyeron ayer se narró la participación en el entramado de cuatro amigas de Martinelli: Aurora Muradas, Úrsula Banz, María del Sol Rivera y Linda Gesto. Según Rabello, ellas recibían transferencias de la offshore Ample Power y además eran las beneficiarias finales de cuentas aperturadas en el Banco PBK.

En el sistema Drousys o caja negra de Odebrecht, a ellas se les conocía como Periquito uno (Gesto), Periquito dos (Banz), Periquito tres (Rivera) y Periquito 4 (Muradas). Después se reemplazó lo de “Periquito” por “Silver”, y se mantuvo la numeración.

La cuenta de Muradas estaba a nombre de su hijo Fernando Carreiro Muradas.

En la vista fiscal consta el pago de $85 mil tramitado por la sociedad anónima Carretero International Corp. a la galería Habitante, el 3 de octubre de 2012. Odebrecht también pagó joyas a Muradas en la boutique Cartier de Multiplaza, por al menos 31 mil 214. Odebrecht también hizo desembolsos para la manutención de los hijos que tiene el exmandatario con alguna de ellas, según está consignado en la vista fiscal leída ayer. Otro nombre que fue mencionado ayer fue el del expresidente Juan Carlos Varela (2014-2019).

En su declaración ante la fiscalía, el exgobernante mostró copias de cheques producto de donaciones de la constructora a una campaña política del Partido Panameñista, fondos que fueron gestionados por el médico Jaime Lasso, otro de los imputados.

MÁS INFORMACIÓN