BF News | Elvis Andrus ansía jugar en la postemporada

Antes de su despido, el criollo había expresado su molestia por haber sido degradado a un puesto de suplente, después de ser un pelotero de todos los días a lo largo de su trayectoria. El piloto de los Atléticos, Mark Kotsay, le había informado sobre los planes de usarlo dependiendo del rival, para darle mayores oportunidades al novato Nick Allen, según reportó Jon Becker para el  Mercury News

Elvis Andrus ha cambiado su comportamiento circunspecto por su habitual jovialidad. Luego de ser dejado libre por unos Atléticos fuera de competencia, el experimentado campocorto atraviesa por su mejor momento en la temporada y se entusiasma con regresar a los playoffs.

Desde que el 19 de agosto, la gerencia de Chicago anunció su contratación, el venezolano se ha convertido en una bocanada de aire fresco en la alineación de los Medias Blancas, como sustituto del lesionado Tim Anderson, quien en el mejor de los casos seguirá fuera hasta finales de septiembre, debido a una lesión en el dedo medio de la mano izquierda, que ameritó cirugía.

“Ha sido una evolución para mí. Cuando estaba en Oakland, especialmente este año, era difícil, porque en cada juego existía un porcentaje alto de una derrota, luego que dejaran ir a varios peloteros buenos con los que íbamos a competir por la división (oeste)”, dijo Andrus en una conversación con el periodista Carlos Valmore Rodríguez, para  El Infield Podcast  de Mundo UR.

El alto mando de Oakland, que parece atravesar por una constante reconstrucción, cambió a Frankie Montas, as de la rotación, y al cerrador Lou Trivino a los Yanquis de Nueva York, durante la fecha tope para realizar canjes. Luego envió al receptor Austin Allen a los Cardenales de San Luis.

Antes, en marzo, habían negociado a Matt Olson, a los Bravos de Atlanta, y a Matt Chapman, a los Azulejos de Toronto; además de perder en la agencia libre a Starling Marte, a quien había obtenido a mediados de 2021, de los Marlins de Miami, por el zurdo Jesús Luzardo.

“Es una situación bien difícil estar ahí. Muchos jugadores jóvenes. Era difícil concentrarme y hacer mi trabajo, como lo estoy haciendo con los White Sox”, abundó Andrus. “(En Chicago) me ponen como primer bate y, como pelotero, uno se siente querido… la competencia ha sido la clave. Saber que cada día cuenta, que cada turno cuenta. Cuando uno compite al 100% para ir a una postemporada, el nivel y el talento salen solo”.

Sus últimos 14 encuentros han sido como abridor de la alineación de los patiblancos y el toletero derecho ha respondido con una línea ofensiva de .356/.406/.678 (59-21), cuatro dobles, cinco jonrones –incluido un grand slam-, 16 impulsadas y 1.084 de OPS.

Andrus totaliza 24 desafíos con los Medias Blancas y sus promedios (.313 avg, .358 obp, .525 slg, .883 ops) son muy superiores a los que dejó en Oakland (.237/.301/.373/.674). Obviamente, es una muestra mucho más pequeña, pero su producción de vuelacercas y remolcadas en Chicago (5 HR, 20 CI), casi igualan a la dejó en su anterior club (8 HR, 30 CI).

“Muchas personas me han preguntado acerca de los jonrones, porque se ve la productividad que he tenido en las últimas dos semanas”, admitió Andrus. “Ha sido un trabajo desde que comenzó el año, para volver a tener consistencia en mi swing, hacerle swing a pitcheos que estén en la zona de strike, donde le doy duro a la pelota. En eso me he enfocado”.

“Pero pienso que estar de primer bate me ha ayudado muchísimo a ver más pitcheos en recta”, abundó el fino fildeador, “así como tener detrás a peloteros como (Yoan) Moncada y (José) Abreu. Eso hace más difícil lanzarme alrededor (del plato), como lo hacían muchas veces en Oakland. Estoy aprovechándome de todas esas cosas”.

Algo que no es medible es su motivación. Desde las oficinas de los californianos intentaron cambiar al veterano, de 14 campañas en las Grandes Ligas, durante el receso de temporada y en la fecha límite, según varios reportes periodísticos.

We're just in a silly, goofy mood. pic.twitter.com/qIpzGfbnxP

Chicago White Sox (@whitesox) September 10, 2022

Al no conseguirlo, decidieron cortar lazos con el maracayero para que no se disparara la opción en su contrato para 2023 por 15 millones de dólares, que se activaría al llegar a 550 apariciones legales. Algo que no era atractivo para el club.

Antes de su despido, el criollo había expresado su molestia por haber sido degradado a un puesto de suplente, después de ser un pelotero de todos los días a lo largo de su trayectoria. El piloto de los Atléticos, Mark Kotsay, le había informado sobre los planes de usarlo dependiendo del rival, para darle mayores oportunidades al novato Nick Allen, según reportó Jon Becker para el  Mercury News .

“Entiendo la parte del negocio, no tengo ni uno ni dos años en el beisbol. Entiendo como es la oficina. Ellos llevan todos sus movimientos. Lo que nunca me gustó fue la manera como lo hicieron”, reveló Andrus. “Tuve conversaciones con el gerente, con el mánager, de manera profesional, respetándolos a los dos. Después del juego en Texas (16 de agosto) me comentaron sobre la oportunidad en Chicago por la lesión de Anderson y otros infielders. Así que se abrió la oportunidad. Lo vi como una manera de jugar todos los días, de estar en una postemporada, no lo pensé mucho. La respuesta fue fácil y acepté. Allí me dejaron libre”.

Los Medias Blancas han alcanzado los playoffs en dos campañas consecutivas –una bajo la figura del comodín- por primera vez en la historia de la franquicia, pero jamás han ganado títulos divisionales seguidos en la Liga Americana. Así que Andrus podría ser parte de un hito en la divisa del sur de Chicago. La última vez que vio acción en una postemporada fue en 2016, cuando era una estrella de los Rangers de Texas.

Con información de LVBP .