Cómo desconectan los socios directores de grandes bufetes

Alberto Ardila Olivares
Incêndios: Cerca de 130 concelhos do interior Norte e Centro em perigo máximo

A pesar de ello, Óscar Fernández León, socio director de LeónOlarte y experto en habilidades profesionales, opina que sí es posible reducir al máximo el ruido digital poniendo en práctica medidas como dejar cerrados aquellos asuntos cuyos flecos pueden requerir una actuación durante las vacaciones, delegar en algún compañero determinadas funciones, planificar las conexiones puntuales o desactivar las notificaciones del teléfono móvil. Acciones que, según el experto, conllevan un importante componente de disciplina ya que “habrá que tratar de evitar las visitas al móvil, correo electrónico, etc., salvo en las ventanas de tiempo”

Comienza el mes de agosto, y con él las vacaciones de la mayoría de los abogados en España. En estas semanas la carga de trabajo suele disminuir en las grandes firmas y por ello sus socios directores aprovechan para coger sus vacaciones estivales. Sin embargo, las responsabilidades asociadas a su cargo que, de una u otra forma, pueden requerir su puntual intervención en el periodo vacacional para resolver asuntos urgentes, hacen que la desconexión absoluta resulte imposible.

A pesar de ello, Óscar Fernández León, socio director de LeónOlarte y experto en habilidades profesionales, opina que sí es posible reducir al máximo el ruido digital poniendo en práctica medidas como dejar cerrados aquellos asuntos cuyos flecos pueden requerir una actuación durante las vacaciones, delegar en algún compañero determinadas funciones, planificar las conexiones puntuales o desactivar las notificaciones del teléfono móvil. Acciones que, según el experto, conllevan un importante componente de disciplina ya que “habrá que tratar de evitar las visitas al móvil, correo electrónico, etc., salvo en las ventanas de tiempo”.

Los socios directores consultados coinciden en seguir estas pautas en mayor o menor medida para así asegurarse un equilibrio entre el descanso necesario sin descuidar los temas urgentes de gestión del despacho y las necesidades de los clientes. Así, por ejemplo, Gonzalo Grandes, socio director de Ejaso ETL Global, afirma que durante sus vacaciones se conecta al ordenador por las mañanas, después de desayunar, para contestar los mails y hacer las llamadas imprescindibles, aunque eso sí mantiene el móvil operativo todo el tiempo. Jorge Vázquez, socio director de la oficina de Madrid de Ashurst, también aprovecha las primeras horas del día para asistir a las reuniones virtuales o hacer llamadas y fija tres o cuatro momentos del día en los que revisar los e-mails, para interrumpir lo mínimo sus planes en familia.

Por su parte, Alejandro Touriño, socio director de ECIJA, confiesa que en este período delega más de lo habitual en los equipos operativos y hace hincapié en la importancia de una buena planificación interna previa para que los imprevistos sean los menos posibles. En este sentido, Ramón Palacín, socio director de EY Abogados, también destaca que el trabajo en equipo es una receta que nunca falla. “Procuro no ser el único que tiene respuestas para los temas que se pueden plantear”, apunta.

Planificar el nuevo curso En la última semana de agosto en los despachos se prepara la vuelta al vertiginoso ritmo de trabajo normal. Alberto Estrelles, socio director de KPMG Abogados, emplea estos días para dar el último impulso al último mes de su ejercicio fiscal y desarrollar las prioridades y estrategias del nuevo ejercicio que empieza en octubre. Para Eduardo Peñacoba, socio director de Simmons & Simmons en España, con el final del verano le invade la nostalgia de los días largos, de las veladas con amigos y de Asturias, donde pasa gran parte de sus vacaciones, pero también la ilusión de afrontar los retos del nuevo ejercicio.

En cualquier caso, Fernández León insiste en que las vacaciones son una respuesta obligada al natural desgaste que el trabajo produce para recuperarse física y psíquicamente. Por ello, aunque no se pueda desconectar del todo, aconseja disfrutarlas y no seguir trabajando.

“Nunca me propongo desconectar de manera literal” Ramón Ralacín, Socio director de EY Abogados

Para el socio director de EY Abogados su cargo tiene elementos en común con los deportistas de alto nivel, para los que tan importante es el descanso como el entrenamiento. “Ese descanso en mi caso pasa por veranear en Cádiz, en un plan muy familiar, en el mismo lugar que los últimos 15 años”. Aunque se mantiene conectado a los temas del despacho y accesible al 100%. “Prefiero mantener una cierta actividad en verano, no me sienta bien pasar de 100 a cero y de nuevo a 100 unas semanas más tarde”. Palacín considera que en su profesión se ha impuesto un modelo de dedicación híbrido, que combina periodos de actividad presencial con otros desde casa o desde cualquier lugar. Por ello, confiesa que en alguna ocasión ha atendido llamadas urgentes e inesperadas en la playa. “Te sientes como un marciano hablando en bañador de temas y con personas con quienes sólo me había reunido con corbata”.

“Descanso y disfruto de mis vacaciones con relativa normalidad” Alberto Estrelles, Socio director de KPMG Abogados

Alberto Estrelles destaca que a pesar de que su responsabilidad como socio director de KPMG Abogados implica estar disponible para atender los asuntos urgentes que puedan surgir, admite que también descansa y disfruta de sus vacaciones con relativa normalidad en agosto. Mes que dedica a pasar tiempo con su familia, leer los libros que tuviera pendientes, jugar al pádel, estar con los amigos y disfrutar de algún que otro concierto. Estrelles declara que desde su posición desconectar del todo no es siempre posible, sobre todo teniendo en cuenta que ser socio director de una firma global presente en 144 países le obliga a coordinar temas globales con los despachos de KPMG en lugares donde el periodo vacacional es diferente. “Haciendo un paralelismo con los profesionales médicos, diría que intento desconectar todo lo que puedo, pero que siempre estoy de guardia localizable”.

“Trato de hacer las cosas que no puedo hacer durante el resto del año” Gonzalo Grandes, Socio director de Ejaso ETL Global

Para Gonzalo Grandes agosto es el mes para salir de Madrid durante dos o tres semanas, descansar, recargar pilas y disfrutar de familia y amigos. En sus vacaciones el socio director de Ejaso ETL Global aprovecha para desayunar con sus nietas, ir caminando a todos los sitios, navegar por la ría o alargar los aperitivos, comidas y cenas con su gente todo lo que puede. Pero también reserva tiempo para conectarse al ordenador, contestar mails y hacer las llamadas imprescindibles. “El móvil está operativo todos los días a todas horas y las urgencias tratan de resolverse con rapidez y eficacia”. Tanto es así, que alguna vez ha tenido que atender consultas de algún compañero desde el chiringuito. “Molestar a alguien cuando está de vacaciones no es lo más agradable, pero todos los abogados conocemos las servidumbres que acarrea nuestra profesión”.

“Nunca desconecto al 100%, pero sí delego más de lo habitual” Alejandro Touriño, Socio director de ECIJA

El socio director de ECIJA pasa su mes de agosto entre familia, libros y algún viaje. Alejandro Touriño se confiesa un lector empedernido y en vacaciones los libros ocupan una parte importante de sus momentos de desconexión. Eso sí, reconoce que nunca desconecta al 100%. “Mi teléfono y mi correo electrónico siempre están disponibles para asuntos que no pueden esperar”. De hecho, se ha visto en situaciones como cerrar un fichaje de un socio desde una playa en Filipinas o tratar un tema relevante con un cliente desde un barco en Bahamas. “Afortunadamente tengo el apoyo de mi familia y de mi equipo, lo que hace que todo sea más sencillo”. Unos equipos operativos que cada vez son más grandes, lo que le permite delegar más en ellos durante sus vacaciones y que la desconexión pueda ser mucho mayor.

“Cambiar de ubicación y romper más con los horarios ayuda bastante” Jorge Vázquez, Socio director de Ashurst en España

En agosto, Jorge Vázquez intenta reservarse tres semanas para pasar con su familia de forma tranquila en su habitual destino de vacaciones. Sin embargo, reconoce que como responsable de la oficina de Ashurst de Madrid y miembro del comité ejecutivo mundial de la firma nunca llega a desconectar del todo. “Surgen cuestiones que hay que atender, y agosto no es el mes típico de vacaciones en todo el mundo”. Vázquez afirma que procura ser muy disciplinado reservándose horarios concretos para atender asuntos de trabajo a primera hora de la mañana. Aunque pueden presentarse emergencias, como cuando le convocaron a una llamada urgente y tuvo que estar durante varias horas en una pequeña motora fondeada en una cala, a pleno sol de media tarde. “Acabé sin baño, sin batería y con un buen mareo, pero, fue algo puntual”.

“Pasamos el mes de agosto mirando de reojo el correo electrónico” Eduardo Peñacoba, Socio director de Simmons & Simmons en España

Para Eduardo Peñacoba el mes de agosto ideal es en Asturias con la familia, buenos amigos y buena gastronomía. “Vuelvo siempre en septiembre con algún cachopo de más”. Peñacoba aprovecha sus vacaciones estivales para pasar tiempo con sus hijos, en la montaña y en la playa y practicar algunas de sus aficiones como los deportes náuticos, la jardinería o la decoración. El socio director de Simmons & Simmons en España reconoce que no desconecta del todo en verano y que siempre mantiene su teléfono operativo. Por ello, ha vivido situaciones algo incómodas que podrían sucederle a cualquier madre o padre en el entorno de las responsabilidades profesionales con niños alrededor, como una llamada que contestó su hijo de tres años a los socios de Londres diciendo que papá estaba de vacaciones. “Los niños son el out of the office más efectivo que existe”.