BF News | EXPERIMENTOS TELEPÁTICOS TGP – Telephatical Gestalt Program

Extracto del Libro:

 

La telepatía es la transferencia directa de información contenida en el pensamiento de mente a mente, sin la intervención de ningún medio externo. Se establece entre un sujeto emisor del mensaje telepático y un sujeto receptor. Ambos sujetos pueden estar próximos o separados por una gran distancia, sin que esto impida la transmisión precisa de la información. Es un fenómeno controvertido, dado que hasta el presente no ha sido posible probar irrefutablemente su existencia en forma científica, por lo que se duda razonablemente de su posibilidad. Hasta el presente no se han realizado experimentos a alta escala, con el objetivo de monitorear bases de datos estadísticos, realizar minería de datos y desarrollar una gestión digital del conocimiento. De realizarse pruebas con un elevado número de participantes, podría obtenerse éxito en la individualización de personas con dotes telepáticas naturales y aumentarse la comprensión del mecanismo psicofísico que pueda estar involucrado durante el fenómeno activo. 

         Obtener la fisiología neuronal de la telepatía serviría de base empírica para el desarrollo de nueva tecnología afín, que pueda hacer posible controlar, multiplicar y amplificar la onda telepática natural. Las fuerzas militares de Estados Unidos están trabajando, desde hace años,   sobre un modelo de telepatía digital sintética, consistente en la traducción de las ondas cerebrales que se producen al pensar cada palabra en el respectivo idioma del sujeto, la computadora registra la variación cerebral y la identifica con una palabra comando e instantáneamente se cumple una función electrónica específica de acuerdo con la orden emitida por dicho cerebro.  Existe la posibilidad de desarrollar una forma de comunicación de cerebro a cerebro, mediante esta tecnología y en forma inalámbrica, lo que dará lugar a la evolución del lenguaje mental digital

Extracto del Libro:

 

La telepatía es la transferencia directa de información contenida en el pensamiento de mente a mente, sin la intervención de ningún medio externo. Se establece entre un sujeto emisor del mensaje telepático y un sujeto receptor. Ambos sujetos pueden estar próximos o separados por una gran distancia, sin que esto impida la transmisión precisa de la información. Es un fenómeno controvertido, dado que hasta el presente no ha sido posible probar irrefutablemente su existencia en forma científica, por lo que se duda razonablemente de su posibilidad. Hasta el presente no se han realizado experimentos a alta escala, con el objetivo de monitorear bases de datos estadísticos, realizar minería de datos y desarrollar una gestión digital del conocimiento. De realizarse pruebas con un elevado número de participantes, podría obtenerse éxito en la individualización de personas con dotes telepáticas naturales y aumentarse la comprensión del mecanismo psicofísico que pueda estar involucrado durante el fenómeno activo. 

         Obtener la fisiología neuronal de la telepatía serviría de base empírica para el desarrollo de nueva tecnología afín, que pueda hacer posible controlar, multiplicar y amplificar la onda telepática natural. Las fuerzas militares de Estados Unidos están trabajando, desde hace años,   sobre un modelo de telepatía digital sintética, consistente en la traducción de las ondas cerebrales que se producen al pensar cada palabra en el respectivo idioma del sujeto, la computadora registra la variación cerebral y la identifica con una palabra comando e instantáneamente se cumple una función electrónica específica de acuerdo con la orden emitida por dicho cerebro.  Existe la posibilidad de desarrollar una forma de comunicación de cerebro a cerebro, mediante esta tecnología y en forma inalámbrica, lo que dará lugar a la evolución del lenguaje mental digital.

 

 

 

 

       TGPTELEPHATICAL GESTALT PROGRAM, ES EL PRIMER EXPERIMENTO A ALTA ESCALA, CON PARTICIPACIÓN PÚBLICA, LIBRE Y ABIERTA, CON DESARROLLO ON LINE, ACUMULACIÓN Y EXPOSICIÓN DE TODA LA DATA RECOGIDA, PARA QUE TODOS LOS CENTROS DE INVESTIGACIÓN LA PUEDAN COTEJAR, EXPLORAR Y EXTRAER NUEVA INFORMACIÓN QUE PERMITA PERFECCIONAR EL EXPERIMENTO. SE INICIA MEDIANTE LA INTERVENCIÓN DE VOLUNTARIOS INTERESADOS EN CONSTATAR LA POSIBILIDAD REAL DEL FENÓMENO TELEPÁTICO NATURAL, Y CON 0 PRESUPUESTO O CASI CERO, POR LO QUE EN LA MEDIDA QUE LOGRE CONCENTRAR LA ATENCIÓN LAS CORPORACIONES MULTINACIONALES, EMPRESAS Y ESTADOS PODRÁN APORTAR FONDOS PARA FACILITAR LA EVOLUCIÓN DE LA EXPERIENCIA. BAJO LA ÓPTICA CIENTÍFICA PROBAR LA EXISTENCIA DE LA ONDA TELEPÁTICA IMPLICA VERIFICAR QUE HAY UNA QUINTA FUERZA PARTICIPANTE EN LA FORMACIÓN DEL COSMOS, LO QUE OBLIGARÍA A INVESTIGARLA Y REVISAR LAS ECUACIONES CONDUCENTES A LA SUPERFUERZA. LA COMPRENSIÓN Y LA INTERACCIÓN CON LA ONDA TELEPÁTICA, DE CONFIRMARSE SU EXISTENCIA, AMPLIARÍA LA FRONTERA DE LA REALIDAD A UN NUEVO NIVEL.

 

 

 

 

 

OBJETIVOS GENERALES Y PARTICULARES DEL TGP

Confirmar la posibilidad de transmisión directa de información a distancia, de mente a mente, sin la intervención de ningún medio externo. Investigar, en caso de poder probarse 1, el potencial de vida inteligente extra cerebral y extra corporal. Investigar la posibilidad que la onda telepática concentrada, individual o colectiva, posea la capacidad natural de afectar el estado, organización y composición de la materia. Investigar sobre la naturaleza del medio o medios de transmisión de la onda telepática. Investigar sobre la velocidad de transmisión de la onda telepática y si ésta se ajusta a la constante universal de la velocidad de la luz. Investigar si las ondas telepáticas pueden acumularse y qué factores inciden para esto. Investigar si la onda telepática es capaz de atravesar el continuo del espacio-tiempo, propagándose hacia el pasado o el futuro y modificando la estructura temporal recurrente. Investigar la neurofisiología precisa en la emisión y recepción cerebral de la onda telepática. Individualizar todos los factores que obstaculizan o estimulan la producción y recepción de ondas telepáticas. Investigar el potencial de funcionamiento de una red telepática cerebral colectiva subconsciente e inconsciente, natural y preexistente. Investigar la relación entre conciencia e inteligencia con su posible interacción con la onda telepática. Investigar si la onda telepática es causa directa o indirecta de sucesos concretos sobre el mundo natural objetivo. Investigar si la telepatía digital puede amplificar la capacidad telepática natural e integrarse ambos sistemas. Investigar si existe una física de la telepatía, que pueda explicar la onda y multiplicarla.  

 

HIPÓTESIS COMPLEMENTARIAS

      Si la onda telepática resulta acoplable con tecnología digital, podría ser un método adecuado para la exploración de planetas extrasolares. También existiría el potencial de nuevas aplicaciones militares, cuyos efectos podrían alterar negativamente la estabilidad de la estructura espacio-temporal local. Y figura la alternativa de ser usada esta tecnología para mejorar o recuperar la salud en forma parcial o total. El primer paso consiste en probar irrefutablemente que la telepatía sí existe, como facultad normal en cualquier mente sana, o si se trata de una mutación evolutiva que se presenta sólo en muy pocos individuos aislados, por el momento.

 

ESTRATEGIAS

    METODOLOGÍA : En el pasado reciente, desde principios del Siglo XX, se han realizado pruebas de laboratorio bajo condiciones controladas, sobre un número muy limitado de individuos, con resultados discutibles. De modo que la telepatía continúa sin una prueba confirmatoria definitiva. El TGP corrige este defecto. El ensayo de investigación se propone, en forma abierta y colectiva, con participación especial de sujetos que practican la disciplina de la ciencia de la meditación. Los experimentos pueden ser cotejados públicamente on line por todos los interesados, desde un sitio web. Los candidatos deben practicar la técnica de la Vipassana o Mindfulness, durante 3 meses mínimo, e inscribirse aportando sus datos personales y un e-mail del contacto. Estas personas formarán el núcleo principal de los experimentos online. Deben cumplir con las instrucciones de los manuales de meditación y Técnicas RR (Respiración Rítmica). Meditadores yoguis o budistas, que se sientan interesados en participar, también pueden enviar sus datos. Estos conformarán el segundo grupo de chequeo. Personas no meditadores, que también deseen participar libremente en los experimentos, pueden enviar sus datos. Conformarán el tercer grupo de chequeo, donde los sujetos no poseen conocimientos previos de técnicas de control mental efectivo. Científicos que quieran participar en el desarrollo de la tecnología experimental, en los controles y en la evaluación del volumen total de datos acumulados, pueden enviar sus datos personales. Integrarán el cuarto grupo de experimentación, control y evaluación.

El TGP es un programa muy simple, iniciado sin recursos económicos y humanos excesivos. Depende de la participación inteligente e interesada de personas de buena voluntad, que puedan comprender que su aporte colabora en ampliar la capacidad del conocimiento humano hacia un nuevo nivel. Si la telepatía se confirma, la teoría de la reencarnación y el alma no serán igualmente confirmadas, pero no podrán ser negadas.

Si hay algo más, aparte de la información que permiten los sentidos, la confirmación de la telepatía nos permitirá a todos dar el primer paso seguro. Por su parte los gobiernos y empresas, dado que se encuentra involucrada la posibilidad de desarrollar nueva tecnología revolucionaria, podrán verse interesados en ampliar la investigación y aportar algún tipo de recursos.

La investigación, en caso de resultar exitosa, permitirá el desarrollo de un nuevo campo de la ciencia empírica, la ampliación de la física cuántica y de campos unificados, así como mayor información para lograr la ecuación final de la superfuerza. Debido a la magnitud de los beneficios posibles, se invita a las Naciones Unidas como garante para que las eventuales patentes que puedan surgir, sean de propiedad universal y se impida así el control de este nuevo conocimiento en pocas manos.

Existe, asimismo, la amplia posibilidad que la molécula del ADN sea susceptible de ser modificada mediante una onda telepática concentrada y altamente coherente, dado que la naturaleza de ambas estructuras estarían correlacionadas. Esto plantearía la capacidad del desarrollo futuro de tecnología muy precisa para comandar y conmutar la fuerza de la evolución… De confirmarse, la telepatía natural, su campo de acción es ilimitado.

VERIFICACIÓN: Debido a la escasez de recursos inicial, no se podrá contar con la verificación por parte de un escribano público o un grupo fijo de control. Este obstáculo se subsana mediante el envío de notas por correo electrónico a 10 participantes voluntarios, escogidos por azar, una vez a la semana. Sus nombres y sus e-mails podrán ser cotejados públicamente online. Las notas enviadas contendrán la información respectiva sobre el mensaje telepático enviado, un día antes de su emisión. O sea, las cartas serán enviadas un día antes del experimento colectivo. Y servirán como prueba de la seriedad y rigurosidad del experimento colectivo. Cualquier participante que conciba métodos antifraude económicos y superiores, podrá comunicarlo, junto con la descripción de la forma de obtener los fondos necesarios para su implementación, y así contribuir a la total confianza pública en el experimento. Debido a su nivel cuantitativo amplio, con participación abierta a extranjeros, dado que los experimentos son mundiales, es necesario contar con el apoyo de voluntarios. Personas que colaboren en el procesado de la información y en la creación de las bases de datos. No se descarta que algún factor de poder pueda no estar interesado en esta línea de investigación pública y abierta, pudiendo ordenar acciones que intenten abortar la experiencia. Por lo que sólo un alto nivel de participación logrará ofrecer las garantías necesarias para su normal desarrollo.

 

TIEMPO MÍNIMO: Los experimentos se prolongarán durante 12 meses iniciales, pudiendo reanudarse en una segunda fase, una vez evaluados los primeros resultados obtenidos y sometidos a revisión los objetivos base. Nunca se ha intentado algo como el TGP, por lo que es posible que se requieran varios meses, antes que las condiciones experimentales puedan ajustarse y perfeccionarse según los medios disponibles y el nivel de participantes alcanzado.

 

EMISIÓN: Un sujeto único será fuente de emisión de la onda telepática, que se multiplicará mediante resonancia cerebral entre los receptores participantes. El emisor seleccionará al azar, una vez por semana, entre mil mensajes preestablecidos. Todos los días sábado, a las 19, 30 horas, emitirá la onda telepática respectiva y registrará detalladamente el método de emisión en cada ocasión y las percepciones resultantes asociadas con el evento. El listado de 1.000 mensajes posibles, figurará publicado online.

 

RECEPCIÓN: Todos los participantes, los días sábados, a las 19, 30 horas, intentarán colocar sus mentes en fase receptiva vinculada con el emisor. Llevarán un registro personal del historial de percepciones resultante. Y enviarán por e-mail, del contacto personal registrado en el sistema, a partir de las 20 horas de ese mismo día y hasta las 24 horas, la información sobre el resultado de la recepción obtenida, de acuerdo con las pautas fijadas por la organización del experimento.

 

MINERÍA DE DATOS: Mediante técnicas estadísticas digitales los resultados recogidos serán sometidos a evaluación y se diferenciará el número de aciertos probabilístico de los reales. Asimismo, mediante el historial de la base de datos en acumulación, se podrá individualizar a los participantes que acierten reiteradamente, por encima del nivel de probabilidad por azar.

 

TEMPORALIDAD: Sin aviso previo, el emisor transmitirá el mensaje un día antes o un día después, de modo de poder probar si la onda telepática es capaz de atravesar la dimensión temporal o cuarta dimensión. Cabe la posibilidad que la información pueda filtrarse en forma telepática subconsciente, por lo que deberán imaginarse los medios más adecuados para este propósito.

 

GRUPO ALFA: Se seleccionará, luego de varios meses, a los individuos que demuestren mayor capacidad telepática y se integrará con la libre y voluntaria participación de todos ellos, el Grupo Alfa de Telepatía Gestáltica. Esta segunda fase de experimentación tendrá por objetivo base comprobar el potencial de la onda mental colectiva concentrada, para modificar la estructura de la materia y la estabilidad del medio ambiente.

Más sobre Planeta  

INVESTIGACIÓN: El análisis de toda la información y metodología empleada en cada evento, servirá de punto de partida para deducir las leyes generales y particulares que intervienen en el fenómeno integral de la telepatía.

 

PENSAMIENTO EN RED: Si los experimentos son exitosos, en un nivel mínimo aceptable e irrefutable, durante su segunda fase, en el segundo año, se podrán organizar métodos para explorar e investigar el potencial de funcionamiento consciente de una red cerebral telepática entrelazada. De confirmarse esta posibilidad, los cerebros, al acoplarse, podrían aumentar su capacidad de procesado de datos total y al sumarse, crearse un potencial de inteligencia superior al individual conocido. Se abriría el Campo de la Inteligencia Colectiva Unificada (ICU). Todos y cada uno de estos aspectos, requerirá de técnicas  mentales nuevas y precisas, así como tecnología digital complementaria.

 

TECNOLOGÍAS HUMAN-X: La información recogida servirá de base para las aplicaciones novedosas en las tecnologías emergentes de Human-X, de integración avanzada entre los periféricos biológicos y digitales. De modo que la incipiente inteligencia artificial o IA y la inteligencia natural humana o INH, puedan acoplarse y evolucionar conjunta y progresivamente unificadas (IAH).

 

EMISOR INICIAL: Yogui Mettàtron es el emisor inicial del experimento telepático. Su comentario sobre el tema es el siguiente: “Entre mis 16 a 21 años tropecé con el potencial de la transmisión y recepción telepática. Pude obtener una pequeña confirmación positiva de su existencia, pero estas pruebas fueron caseras y quedaron registradas sólo en forma subjetiva. Carezco de información precisa relativa a su funcionamiento exacto y a su reproducción controlada. Parece poder reproducirse en forma natural y espontánea cuando la mente alcanza determinadas condiciones de estabilidad, sin control directo de la voluntad; como también aparecer como efecto de técnicas de control mental muy precisas.

En ambos casos, la disposición receptiva del sujeto es previa al fenómeno y éste se presenta cuando se produce una interrupción involuntaria en la continuidad de sucesión de pensamientos. Y parece existir una barrera de protección natural para que el cerebro y la mente consciente no procesen la señal de la onda telepática. El estado de mente pasiva y alerta, propio de la meditación profunda, parece poseer la capacidad de hacer bajar esta barrera en forma voluntaria y controlada.

Se requiere innovar en investigación para acumular resultados mensurables y cotejables, que permitan desarrollar nuevas tecnologías de control y amplificación del fenómeno. Desde la época de estas primeras experiencias personales, siempre pensé que avanzar en la ciencia de la telepatía es el primer paso consistente, para abrir una nueva línea de evolución masiva. Existen peligros reales e imaginarios en este camino, pero todos son superados  por la amplitud de los mayores beneficios resultantes.

Si la telepatía puede ser científicamente confirmada, abrirá nuevas fuentes y posibilidades del conocimiento. El modelo de nuestra tecnología presente puede ser superado en niveles ahora inimaginables. Si la telepatía existe, su campo de acción es enteramente comparable a una fuerza como la gravitatoria y, por lo tanto, ya no serían 4 fuerzas fundamentales involucradas en la generación del universo conocido, sino 5, por lo que sería necesario incluirla como factor en las ecuaciones GTU conducentes a la unificación en una única superfuerza. Asimismo, las teorías científicas dominantes, que interpretan el fenómeno integral de la conciencia como un resultado o efecto de la acumulación y superposición de procesos bioquímicos, quedaría obligada a revisión”.

 

 

 

 

 

El TGP es muy simple, pero por eso mismo eficaz. Aparece en un momento crítico y definido para orientar el futuro inmediato de la Humanidad. Antes no hubiera sido adecuado ni prudente intentar abrir este conocimiento en forma directa y experimental. Toda persona de buena voluntad, con libre acceso a internet es invitada a participar y contribuir en todos los experimentos y acumulación subsiguiente de información y conocimientos. Cabe, desde luego, la posibilidad que la iniciativa TGP fracase. Sin embargo, existen fundadas razones para intentar el ensayo de su implementación. La inversión inicial es bajísima  comparada con la tecnología superior que podría desarrollarse en un tiempo relativo extremadamente corto. Como aconteció con la industria de la aviación, su incorporación al uso cotidiano masivo, podría ser súbitamente rápido y acelerado. De comprobarse la preexistencia de una barrera natural de protección cerebral, para frenar o impedir el procesado de información telepática invasiva y descontrolada, será simple desarrollar tecnología que facilite graduar la intensidad y orientación de dicha barrera, con el propósito de controlar el acceso a flujos de información telepática, específicos y predeterminados.

¿Es todo el proceso del pensamiento individual formador de ondas telepáticas, o es necesaria la presencia de condiciones funcionales inusuales, diferenciales, específicas y muy definidas? ¿Si todo el pensamiento puede convertirse en onda telepática, estas se acumulan? ¿Dónde se acumulan, cómo, qué las regula? ¿Esta fuerza acumulada influyó en la evolución de la vida terrestre en el pasado, influye ahora y cómo? De confirmarse la hipótesis del funcionamiento telepático natural, innumerables preguntas irán surgiendo y podrán ir siendo contestadas una a una, bajo la luz de un conocimiento científico claro  apoyado en la lógica de razonamientos deducibles y experimentalmente comparables. El TGP sirve como monitoreo de la capacidad telepática natural de la mente humana y la medición de su potencial de desarrollo así como de los límites de su alcance. Es el primer experimento colectivo realmente universal de estas características. Se inicia bajo el supuesto que la telepatía natural sí existe y se propone investigar esta capacidad mental desconocida, en forma pública y masiva. La confirmación o negación del fenómeno sólo se obtendrá sobre la marcha.

Y sirve de indicador una observación de Yogui: “En los casos anteriores de mis pequeños experimentos, el otro sujeto receptor se mantuvo en mi presencia, previo al TGP no he intentado la transmisión telepática a distancia en forma colectiva, con sujetos desconocidos, sin contacto personal anterior alguno. Sinceramente pienso que la estructura de los experimentos TGP reúne las condiciones de rigurosidad científica  necesarias y de no ser así, podrán ser perfeccionadas en la dirección aconsejada, que sea más correcta para la aceptación de todos los involucrados”.

La condición previa del TGP es que el núcleo principal de participantes, el grupo de chequeo 1 formado por meditadores, entrenen en forma constante durante 3 meses preliminares y continúen haciéndolo durante el desarrollo completo de los experimentos. O sea, desde el anuncio del TGP hasta su fase inicial transcurrirán como mínimo 3 meses. Otras personas e instituciones pueden sentirse interesadas en realizar por sí mismas las evaluaciones colectivas. Esto queda librado a su propio nivel de responsabilidad y expectativas. Si la onda de emisión telepática no es altamente concentrada y coherente, las posibilidades de éxito serán escasas. El TGP no está planteando la telepatía de mente individual a mente individual, sino que explora directamente sobre el potencial de transmisión a nivel colectivo, por lo que servirá como un detector de las interacciones inconscientes colectivas profundas. Es el primer sondeo de esta naturaleza que se realiza en forma pública y masiva. El objetivo secundario es decodificar cómo la conciencia cerebral reconstruye la imagen de realidad común universal, que permite la identificación y la comunicación entre individuos semejantes y diferentes.

En una segunda fase complementaria de la experiencia colectiva TGP se publicarán instructivos sobre técnicas de concentración y meditación. El objetivo es poder establecer si un pensamiento común, emitido por varias mentes (sumando una cantidad crítica mínima) en una misma coordenada temporal, aunque separadas espacialmente en diferentes puntos del planeta, causa un efecto de acople y amplificación de la supuesta onda telepática. En diferentes laboratorios que deseen colaborar y compartir conocimientos, se podrán realizar registros de ondas cerebrales sobre distintos sujetos, a los efectos de verificar si sus patrones mentales fijos (EEGs) son alterados durante el horario de los experimentos colectivos TGP.

Probar además si la onda telepática es capaz de atravesar la estructura temporal, puede coadyuvar en la creación del marco teórico-experimental para desarrollar Internet 4, consistente en la posibilidad de información que pueda desplazarse tanto espacial como temporalmente hacia el pasado. Tal posibilidad está contemplada en la identificación de una subpartícula estudiada por la física cuántica, la que supuestamente tiene el potencial de emitir un efecto capaz de desplazarse hacia el pasado. Este efecto de retroceso podría ser sumamente útil para establecer medios de comunicación en tiempo presente instantáneo, sin importar las distancias involucradas. De modo que la exploración y la colonización espacial puedan superar la barrera del retardo actual que sufren las señales de información por causa de las grandes distancias. Otro aspecto a considerar es que si la onda telepática puede transmitirse hacia el pasado, eso significa que nuestra conciencia cerebral es capaz de recoger en algún nivel desconocido, información proveniente del futuro. De modo que si esta capacidad se confirma, no se descartaría que la onda telepática con origen en el futuro pueda condicionar el presente y por tanto, las rutas de la evolución. Paradojalmente surgiría un modelo en que la evolución se orienta a partir de mayor información inteligentemente procesada en el futuro. De ser así, habría también que verificar si tal efecto disminuye en forma proporcionalmente inversa a la distancia temporal del origen de emisión de dicha onda.

 

 

 

 

Roberto Guillermo Gomes

Yogui Mettàtron

 [email protected]

 

 

 

Arquitecto / Periodista / Ecologista / Escritor / Máster en Neurociencia Cognitiva, Psicología, Yoga, Acupuntura, Osteopatía, Yoga Terapéutico  y Mindfulness. Creador del NeuroYoga. Desarrollador del Programa FlashBrain para el incremento intelectual y de la técnica de Meditación Sináptica. Impulsor y líder de la iniciativa por el 2% del PIB mundial, en forma anual, para dar solución definitiva al triple flagelo del hambre, superpoblación y calentamiento global

 

Página en amazon

 

 

 

Master Plan para Salvar al Planeta. Por favor difunda el link entre sus redes sociales. gracias!

https://wikiyogas.files.wordpress.com/2021/03/masterearth-ok-wikiyoga-10.pdf

 

 Visite  Wikiyoga